El Ministerio de Defensa israelí afirmó que ni Israel ni Hamás gobernarán la Franja de Gaza en la posguerra

 El Ministerio de Defensa israelí afirmó que ni Israel ni Hamás gobernarán la Franja de Gaza en la posguerra

Israel no gobernará la Franja de Gaza una vez que haya concluido la guerra contra el grupo islamista Hamás, sino que lo hará una institución palestina, aseguró este jueves el Ministerio de Defensa israelí, desafiando declaraciones del primer ministro Benjamín Netanyahu.

«Hamás no gobernará Gaza, Israel no gobernará a los civiles de Gaza. Los residentes de Gaza son palestinos, por lo que organismos palestinos estarán a cargo, con la condición de que no haya acciones hostiles o amenazas contra el Estado de Israel», indicó un comunicado de Defensa.

El parte, que no especifica qué instituciones palestinas tomarían el control del enclave, forma parte de un plan que el ministro de Defensa, Yoav Gallant, presentará al gabinete de guerra antes de la próxima visita a Israel del secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, quien realizará una gira en Medio Oriente para abordar el periodo de posguerra en Gaza.

Netanyahu aseguró en reiteradas ocasiones que no tiene intención de entregar el control de la Franja de Gaza a la Autoridad Nacional Palestina (ANP), que gobierna partes reducidas de Cisjordania ocupada, a través de su presidente Mahmud Abás.

Incluso los miembros de la derecha más radical de la coalición de Netanyahu abogaron públicamente por impulsar la «emigración» de los gazatíes a otros países y que Israel retome la política de asentamientos colonos en el enclave, que desmanteló en 2005.

El Ministerio de Defensa zanjó este jueves al asegurar que «no habrá presencia civil israelí en la Franja de Gaza«, aunque aparentemente Israel mantendrá el bloqueo por aire, tierra y mar que ejerce sobre el enclave desde 2007.

«Debido a requisitos de seguridad, Israel llevará a cabo la inspección de las mercancías que entren en la Franja de Gaza», indicó el ministerio. Además, Gallant prevé que un frente internacional, que incluya a Estados Unidos, países europeos y de Medio Oriente, «asumirá la responsabilidad de la rehabilitación de la Franja».

La postura de Estados Unidos

Estados Unidos (principal socio de Israel y que apoyó al Estado judío incluso con el suministro de armas) quiere que la ANP tenga cierto control de Gaza una vez finalizada la guerra, y aboga por una solución de dos Estados al conflicto palestino-israelí.

Varios analistas consideran que Netanyahu se opuso vehementemente a estas posturas para no provocar una ruptura con sus socios antiárabes de ultraderecha, fuerzas imprescindibles para mantener su coalición de gobierno.

La ANP afirmó que solo volverá a hacerse cargo de la administración del enclave en el marco de un proceso de paz con Israel que contemple la creación de un Estado palestino, con Jerusalén este como capital y Cisjordania y Gaza como territorios constituyentes, algo que está muy lejos de la realidad actual.(Diario 26)

Noticias relacionadas

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial