Internacionales

Paradoja: En Paraguay tras caída de capos narcos varias comunidades entran en crisis económica por desocupación

  • Por: Actualidad Sur /
  • 18 Jul. de 2019

El portal Itapúa en Noticias expresa que Varias comunidades de los distritos de Alto Verá, San Cosme y San Pedro del Paraná atraviesan por un gran dilema tras los grandes operativos realizados por la SENAD y la DEA que desde 2017 permitieron la aprehensión de supuestos altos narcotraficantes que operaban en la zona.

Estos carteles del narcotráfico, se dedicaban principalmente a la producción, acopio y comercialización de marihuana en Paraguay y su tráfico al Brasil, Argentina, Chile y Uruguay.

Este proceso ilícito requería una gran cadena compuesta por centenares de personas que comprendía desde la distribución de la semilla de la “hierba maldita” hasta su tráfico en los países mencionados, los principales focos de producción eran principalmente los municipios de San Pedro del Paraná y Alto Verá.

Pequeños productores agrícolas tenían cultivos de cannabis que posteriormente eran acopiados dejando millonarias ganancias y dinamizando la economía en toda la zona; pero tras el desmantelamiento de la estructura narco, la producción y exportación mermó generando una recesión económica en estas localidades.
“ Acá sin marihuana no hay plata” sentenció un poblador durante nuestro recorrido por el interior del departamento, asegurando que la gente que vive en lugares tan alejados no tiene otra opción para generar un rubro agrícola que les permita vivir dignamente. “La venta se fue al piso ya no es como otros años, antes no importaba la crisis, si la cosecha salía bien (marihuana) motos al contado se vendía ahora ni en cuota salen” remarcó un vendedor.

Lo cierto y concreto es que esta cadena criminal se convirtió en un generador económico en las zonas de influencia y los sucesivos gobierno no implementaron programas de desarrollo que impidan que cada vez más campesino se vuelquen a esta actividad ilícita tentado por ganancias suculentas.

Para el Ministro de la SENAD, Dr. Arnaldo Giuzzio, este escenario representa un gran desafío para el Estado, ya que debe de contar con un plan para reactivar la economía de los productores afectados. “Una opción es el cultivo de cannabis medicinal, esta gente tiene experiencia en el cultivo y la industrialización de la hierba puede reactivar la economía de los productores afectados”, señaló Giuzzio.

Agregó que es obvio que estas comunidades son las más indicadas para una eventual ejecución de proyectos como este y reiteró que el Estado debe de ocuparse de este problema.

Para Giuzzio, en caso que no se tomen medidas colaterales para apartar a los productores de esta práctica, solo es cuestión de tiempo para que otras organizaciones se vuelvan a apoderar de este rentable negocio e introducirlos con más fuerza.

Desde que aumentó la desocupación tras la detención de los “capos”, el índice de criminalidad se trasladó a asaltos, robos, abigeatos y otros.

Comentarios